;
Cabecera La Hora de la familia

IGUALDAD/CONCILIACION I

La reciente Ley de Igualdad no se escapa de esta situación. Pero, y como por desgracia también siempre ocurre, son muchos los agujeros que si uno lee detenidamente la Ley se contemplan. Todo son buenas palabras, pero de concreción, poca cosa.


Primeramente hay que denunciar que, eso sí, sus Señorías (como siempre) bien se han preocupado de asegurarse sus derechos en su condición de ”trabajadoras políticas”’ (¡qué horror de frase!). Pero para las trabajadoras de la empresa privada y no digamos al ama de casa (‘trabajadora familiar’ la llamo yo), nasti de nasti, que dicen en mi barrio.


El artículo 38,1 de la Ley  reza pomposamente:
        
Los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral se reconocerán a los trabajadores en forma que fomente la asunción equilibrada de las responsabilidades familiares, evitando toda discriminación basada en su ejercicio…


Pomposas palabras ya digo, pero la clave está en la frase ”se reconocerán”, laxo término que deja al incierto y albedríico futuro la concreción de derechos y ayudas para las mujeres. Vamos a repasar las distintas situaciones  que una mujer LIBREMENTE puede adaptar su vida a su condición maravillosa de madre.


La primera cuestión que se plantea es el tiempo que en justicia biológica se necesita para atender debidamente a su hijo. Lo del permiso por parto y lactancia (4 meses) es miseria pura; ¿ó es que la criatura a los 4 meses ya se las apaña por su cuenta? Creo que sensatamente todos estaremos de acuerdo en que el mínimo debería fijarse en 1 año (y mejor aún,3,que es cuando ya puede ir al colegio según la normativa existente).


Naturalmente, ello comportaría una colaboración económica por parte del Estado, como sucede en aquellos Países que tienen en marcha buenos planes de políticas familiares (Suecia,Noruega,Alemania,Francia…): pero claro, aquí nuestros políticos (con minúsculas) sólo se preocupan de consolidar sus derechos económicos, sobre lo que si os fijáis, siempre hay votaciones por unanimidad…


En un próximo comentario daremos vuelta a la situación de esa “trabajadora familiar” que yo denomino y que está absolutamente desprovista de ayudas en esta España de nuestros pecados y olvidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>